ContactoInscribirse
EspañolNuestro Trabajo

Venezuela: lo que toca ahora es proteger a la población de la pandemia del COVID-19

Observatorio Laboral: La voz de los …

Leer más
Episodio de Podcast

Ep 1: CNV Internationaal y su trabajo …

Escuchar más

Urge un corredor humanitario que esté por encima de las dos Venezuelas enfrentadas que permita que la ayuda humanitaria internacional entre al país con el fin de proteger del COVID-19 a la ya de por sí vulnerable población venezolana.

Aunque parezca imposible y para las fuerzas políticas enfrentadas, una opción inviable, desde la Central de Trabajadores/as Alianza Sindical Independiente ASI de Venezuela se reitera su llamado a organismos multilaterales de la comunidad internacional para que se logre un mecanismo que permita la entrada de la ayuda internacional a Venezuela a través de un corredor humanitario que le de una esperanza de vida a la población en medio de esta crisis.: “Las condiciones en las que está el pueblo, no le permite anticiparse a la muerte si ustedes no dan un paso adelante y buscan el mecanismo para el ingreso de la ayuda humanitaria; para el país, es la diferencia entre la vida y la muerte de cientos de compatriotas, que necesitan toda la solidaridad internacional posible”.

La Secretaria General de la Central ASI -Venezuela, Marcela León, advierte: “estamos bajo riesgo de hambruna y de muerte”. La sindicalista en un llamado desesperado, apela a la solidaridad y humanidad de los líderes venezolanos e internacionales porque, dice, “es el momento de la vida, si queremos que Venezuela sobreviva a esta pandemia, los sectores en conflicto tienen que aceptar que haya un corredor humanitario”. León sabe que si le preguntan a un sector, ellos dicen que no se puede porque hay sanciones y si se apelan al otro, este responde que tiene que cambiar el gobierno. Entretanto, con dolor y desesperanza, advierte: “el pueblo está en el medio de la pandemia y ahora, en medio de acusaciones terroristas, pero sin ayuda humanitaria. Si seguimos así, no va a haber ciudadanos, la muerte le va a ganar a la vida.”

"Es el momento de la vida, si queremos que Venezuela sobreviva a esta pandemia, los sectores en conflicto tienen que aceptar que haya un corredor humanitario”

CNV International se une a este llamado y se solidariza con este reclamo para permitir la asistencia internacional humanitaria en estos momentos en Venezuela que debe ser apoyada por todos los actores políticos. Esto es vital para ayudar al sistema de salud venezolano y que este pueda afrontar la pandemia del COVID-19 y asistir adecuadamente a los contagiados.

Maurice van Beers, Coordinador para América Latina de la organización apunta a que esto se debe hacer a través de organismos como la ONU y otras organizaciones internacionales para que se puedan, “habilitar mecanismos que además, ayuden a Venezuela, como sucederá con otros países, a paliar el desastre económico durante y después de la crisis”.

Por su parte, la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Confederación Sindical de trabajadoras/es de las Américas (CSA), coinciden con el llamado realizado por la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcenas para que “se habiliten mecanismos de financiamiento de emergencial por parte de los organismos financieros internacionales, Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Corporación Andina de Fomentos (CAF), en condiciones preferentes y sin afectar la capacidad futura por parte de gobiernos como el de Venezuela que permitan mantener planes de protección económicos y sociales para la población.

Además, dice el pronunciamiento de estas dos organizaciones, se debe: “Fortalecer la cooperación técnica y sanitaria entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y las autoridades venezolanas."

Cuarentena, ansiedad y desamparo

Con 107 casos de contagios y una persona fallecida reportada hasta el momento, Venezuela enfrenta esta crisis mundial causada por la propagación acelerada del virus del COVID-19 en condiciones sanitarias muy precarias, cargando una profunda crisis económica y social que ha llevado a la población a situaciones de extrema vulnerabilidad.

En estado de emergencia hasta el 13 de abril, el gobierno de Nicolás Maduro estableció confinamiento obligatorio, se suspendieron las clases en colegios y universidades, se restringió la movilización entre los diferentes estados venezolanos y solo se permite salir a la calle si se tiene un salvoconducto.

A los venezolanos se les suma ahora, una nueva crisis a la ya  acumulada por deficiencias en los servicios públicos, poco acceso a agua potable, desempleo y mayor precariedad: “ahora estamos en las casas pero sin alimentos, sin ingresos, sin salud, sin medicinas… nuestro grado de vulnerabilidad es demasiado grande”, se lamenta Marcela León quien además recuerda que Venezuela tiene un 41%  de trabajadores en la economía informal, quienes ahora no pueden salir por la cuarentena y quienes automáticamente se quedaron sin poder sobrevivir.

El movimiento sindical independiente de Venezuela viene haciendo un seguimiento a esta crisis del COVID19 en su país y ve con preocupación la afectación a pacientes entre 30 y 49 años y en su mayoría mujeres. Igualmente, les preocupa enormemente la falta de transparencia y precisión en la información que se entrega: ” las cifras que se están dando de manera oficial no las da una autoridad de salud (ministro de salud, epidemiólogos, infectólogos, etc.), en Venezuela salen dirigentes políticos del gobierno, y entre uno y otro, se contradicen”, esta situación asegura León,  genera mucha angustia y lo más preocupante, que no se asuma  seriamente la crisis por parte de la población.

Ante la altísima situación de vulnerabilidad del pueblo venezolano en medio de esta crisis, la Central Sindical independiente Así Venezuela pide que, además, se gestione una prestación social dineraria como lo ha propeusto la ONU durante la pandemia del COVID 19 que garantice un mínimo vital a todos los trabajadores venezolanos.

“Ahora estamos en las casas pero sin alimentos, sin ingresos, sin salud, sin medicinas… nuestro grado de vulnerabilidad es demasiado grande”

Fecha de publicación 27 03 2020